LaNota.com
 

–––––––––––––––––––––––––––––––––

 

 

RANKING DIGITAL DE MERCADOS DE COLOMBIA

   

110 SECTORES CON SUS EMPRESAS LÍDERES (hacer click aquí)

 

RANKING 2018 TOP 300 EMPRESAS DE COLOMBIA (hacer click aquí aquí)

 

 

 

 –––––––––––––––––––––––––––––––––

 

 

PROYECCIONES ECONÓMICAS 2019-2023 DE COLOMBIA

 

(HACER CLICK AQUÍ)

 

–––––––––––––––––––––––––––––––––

 

PANAMERICANSPORT 

 LO TOP EN INFRAESTRUCTURA DEPORTIVA, RECREATIVA Y COMERCIAL

 

(HACER CLICK AQUÍ)

 

–––––––––––––––––––––––––––––––––

 

 

 

El Presidente de Estados Unidos está impulsando un profundo cambio en su país que tendrá grandes repercusiones para el resto del planeta. Medios de comunicación tradicionales y sus analistas lo ignoran. 
 
El odio visceral de estos medios y analistas hacia Trump y lo que representa los ha llevado a menospreciar lo mas importante de su gestión. La gran mayoría de ellos malgastan su tiempo y el de su audiencia en críticas al estilo y la forma, sin hacer referencias suficientes y evaluaciones serias acerca del impacto de las políticas adoptadas. Por ahora haremos énfasis en las relacionadas con el tema económico.  

La recién aprobada reforma tributaria es de un impacto planetario inmenso. Europa y Japón quedarán con una importante desventaja en este campo frente a Estados Unidos, al igual que la mayoría de los países de América Latina. A instancias de Trump el Congreso aprobó una tasa impositiva de 21% para empresas y negocios, una significativa disminución de la tributación a la clase media, una gran simplificación del régimen y una amnistía a los capitales fugados.

Al tiempo que el gobierno de Trump adoptó esta estructural y muy competitiva reforma tributaria, se ha embarcado en una desregulación de proporciones faraónicas. Son de tan profundo calado estos cambios en el frente regulatorio que vale la pena escuchar su reciente discurso sobre lo ya logrado y la meta para 2018 (buscar en Google o YouTube: Donald Trump speech on deregulation).

Trump le ha dado un viraje completo al entorno para hacer negocios y crear riqueza en su país. La economía crece por encima de 3% anual y va camino a hacerlo a tasas superiores a 4% anual (frente al anémico 1.5% anual de los años de Obama). Con el aumento del precio de las acciones en este último año la Bolsa de Valores se ha capitalizado en mas de US$6 trillones (de los trillones de allá). El desempleo se sitúa en niveles históricamente muy bajos y el optimismo empresarial y la confianza del consumidor están al alza.

Adicionalmente a la reforma tributaria y a la desregulación, Trump está empeñado en convertir a su país en la primera potencia energética del planeta y ha abierto la exploración y explotación en áreas que antes estaban restringidas. Así mismo, ha promovido la industria militar con acuerdos de venta masiva de armamento a países aliados y con aumentos sustanciales en el presupuesto del Pentágono. Incluso ha decretado la reanudación de los vuelos espaciales tripulados, con la meta de volver a la Luna y llegar a Marte, y darle así un impulso adicional a la tecnología utilizada en estos fines.

Para 2018 Trump se ha propuesto pasar por el Congreso una comprehensiva reforma al sistema de asistencia social y un cambio a fondo de las asfixiantes regulaciones que actualmente aplican en la actividad financiera. Igualmente ha anunciado una gran renovación de la infraestructura del país.

Estamos entonces ante un Presidente que considera que el liderazgo planetario de Estados Unidos no se consigue a punta de concesiones y venias a países y grupos hostiles, tal como fue el caso con Obama, sino que se basa en hechos y realizaciones concretas dirigidas a elevar el poderío económico y militar de su país.

Un poderío que Trump ha dicho hará respetar en el ámbito de las relaciones internacionales bajo las consignas de “America first” y “peace through strength”, y sobre lo cual ya no hay lugar a equívocos a los once meses de iniciado su gobierno.