LaNota.com
 

–––––––––––––––––––––––––––––––––

  

 

RANKING DIGITAL DE MERCADOS DE COLOMBIA

   

110 SECTORES CON SUS EMPRESAS LÍDERES (hacer click aquí)

 

RANKING 2018 TOP 300 EMPRESAS DE COLOMBIA (hacer click aquí aquí)

 

 

–––––––––––––––––––––––––––––––––

 

 

PROYECCIONES ECONÓMICAS 2019-2023 DE COLOMBIA

–Versión Octubre 2019– 

(HACER CLICK AQUÍ)

 

–––––––––––––––––––––––––––––––––

 

PANAMERICANSPORT 

 LO TOP EN INFRAESTRUCTURA DEPORTIVA, RECREATIVA Y COMERCIAL

 

(HACER CLICK AQUÍ)

 

–––––––––––––––––––––––––––––––––

 

 

 

El ministro de Defensa Juan Manuel Santos visitará a Estados Unidos como parte de una ofensiva diplomática para asegurar la continuidad de la ayuda militar de ese país a Colombia.
 
Las reuniones previstas son con el secretario de Defensa Robert Gates, con el asesor de seguridad nacional James L. Jones y con los senadores John Kerry y Patrick Leahy. Desde 2000, Colombia ha recibido más de US$6.000 millones de ayuda bajo el Plan Colombia. Esa ayuda ha sido considerada clave para el fortalecimiento de la fuerza pública colombiana. Los resultados están a la vista en el caso del combate contra grupos terroristas como las FARC, pero son menos claros en relación con la lucha contra el narcotráfico.

En 2008, el componente militar de la ayuda fue cercano a US$300 millones, lo que representó alrededor de 5% del presupuesto del gobierno nacional destinado a la defensa. Esa ayuda ha sido fundamental en entrenamiento y para pagar el combustible y mantenimiento de la fuerza aérea.

Desde que los representantes del Partido Demócrata se tomaron las mayorías del congreso de Estados Unidos, el énfasis con el Plan Colombia ha sido el de reducir el monto global de la ayuda y recortar su componente militar. Por otro lado, existen dudas a nivel de congresistas como Patrick Leahy sobre temas relacionados con los derechos humanos.

Santos insistirá ante funcionarios y congresistas de Estados Unidos que la ayuda militar sigue siendo de vital importancia para la seguridad de Colombia y que su gobierno y sus fuerzas armadas han tomado las medidas necesarias para frenar abusos y violaciones de derechos humanos. Ello en medio de una crisis económica que afectará la disponibilidad de recursos en el presupuesto del gobierno federal de Estados Unidos, especialmente a partir de la vigencia de 2010.