LaNota.com
 

–––––––––––––––––––––––––––––––––

  

 

RANKING DIGITAL DE MERCADOS DE COLOMBIA

 

110 SECTORES CON SUS EMPRESAS LÍDERES

 

(HACER CLICK AQUÍ)

  

–––––––––––––––––––––––––––––––––

 

 

PROYECCIONES ECONÓMICAS 2020-2024 DE COLOMBIA

 

VERSIÓN JUNIO 2020 - PRIMERAS PROYECCIONES POST CORONAVIRUS

 

(HACER CLICK AQUÍ)

 

–––––––––––––––––––––––––––––––––

 

PANAMERICANSPORT 

LO TOP EN INFRAESTRUCTURA DEPORTIVA, RECREATIVA Y COMERCIAL

 

(HACER CLICK AQUÍ)

 

–––––––––––––––––––––––––––––––––

 

 

 

Jorge Ospina Sardi

 

Los mas vulnerables al coronavirus son aquellos que padecen enfermedades subyacentes descontroladas. No lo son en forma genérica los mayores de 60 o 70 años.

 

Es cierto que quienes sufren condiciones médicas descontroladas de enfermedades que los hace correr peligro de muerte cuando se contagian del coronavirus son en mayor proporción personas de avanzada edad. Pero la verdad es que eso sucede con casi todas las enfermedades.

 

Quienes sin importar edad sufren estas enfermedades subyacentes que los vulnerabiliza frente al coronavirus, lo primero que tienen que hacer es evaluar si ellas están bajo control médico. Si lo están, entonces los riesgos de muerte en caso de contagio se reducen considerablemente. 

 

El principal grupo objetivo de la política publica NO debería ser los mayores de tal o cual edad. Debería estar conformado básicamente por quienes adolecen de enfermedades subyacentes descontroladas cualquiera que sea su edad.

 

Para comenzar, debe reconocerse que entre los mayores de tal o cual edad hay muchos que gozan de buena salud o que padecen enfermedades que no inciden en el tema del coronavirus. Muchos de ellos son productivos y todos ellos necesitan socializar. No hay razón de peso para discriminarlos frente a la población no vulnerable. 

 

¿Qué hacer entonces con quienes están expuestos a altos riesgos de muerte con el coronavirus? Debería partirse del principio que cada quien es responsable de las consecuencias de los riesgos que ha asumido a lo largo de su vida con respecto a su propia salud y que hay unos límites en el traslado del costo de esos riesgos al resto de la sociedad. 

 

En el caso del coronavirus hay suficiente conocimiento de causa como para que los mas vulnerables estén en capacidad de medir sus propios riesgos de manera razonable, obviamente bajo el supuesto que su interés supremo es el de conservar la vida, lo que se presume los lleva a observar estrictamente las reglas de higiene y distanciamiento social establecidas para la población en general. 

 

Entre esos mas vulnerables están los que tienen acceso y ya disponen de adecuados servicios de atención médica. La gran mayoría de ellos debería cargar con la libertad de asumir, sin una especial tutoría por parte del gobierno, sus propios riesgos de salud. 

 

Quedan los restantes mas vulnerables, aquellos sin acceso a adecuados servicios de atención médica. Son personas sin medios y recursos. A estos se les debería ofrecer la oportunidad de alojamiento en hoteles (y otros tipos de albergues) interesados y contratados para tal efecto mientras pasa la emergencia sanitaria, lo que se aprovecharía para actualizarle a este pequeño y muy expuesto grupo de la población su situación de salud y recopilar así valiosa información para el sistema público y para programas asistenciales en general.