LaNota.com
 

–––––––––––––––––––––––––––––––––

  

 

RANKING DIGITAL DE MERCADOS DE COLOMBIA

   

110 SECTORES CON SUS EMPRESAS LÍDERES (hacer click aquí)

 

RANKING 2018 TOP 300 EMPRESAS DE COLOMBIA (hacer click aquí aquí)

 

 

–––––––––––––––––––––––––––––––––

 

 

PROYECCIONES ECONÓMICAS 2020-2024 DE COLOMBIA

–Versión Febrero 2020– 

(HACER CLICK AQUÍ)

 

–––––––––––––––––––––––––––––––––

 

PANAMERICANSPORT 

 LO TOP EN INFRAESTRUCTURA DEPORTIVA, RECREATIVA Y COMERCIAL

 

(HACER CLICK AQUÍ)

 

–––––––––––––––––––––––––––––––––

 

 

 

El coronavirus, el aumento de la producción en Estados Unidos y el rompimiento de la alianza OPEP-Rusia han ocasionado un desplome en el precio internacional petróleo.

 

En el caso del precio del Brent, que antes del coronavirus, a finales de 2019, oscilaba entre US$60 y US$65 barril, ha caído a comienzos de marzo a niveles cercanos a US$45 barril. Es decir, un retroceso por los lados de 25%. Por ahora no se espera una recuperación mayor.

 

En primer lugar, la situación planteada por la propagación planetaria del coronavirus es todavía muy confusa. Su impacto negativo sobre la economía mundial podría durar unos meses. 

 

La contracción de la economía de China, un gran importador de petróleo, es un hecho. No hay que dejarse engañar por las mentirosas cifras económicas que publica el gobierno de ese país. Esa contracción es incluso anterior al brote del coronavirus y es resultado también de la guerra comercial con Estados Unidos, de un crecimiento desmedido de la deuda pública y privada, de un acelerado envejecimiento de la población, y de las ineficiencias propias de un régimen centralizado en el que la carencia de libertades políticas cohabita con un excesivo y torpe intervencionismo estatal. 

 

A lo anterior se agrega que el país que era otro gran importador de petróleo, Estados Unidos, es actualmente autosuficiente. Pasó de producir 8.5 millones de barriles diarios a finales de la administración de Barack Obama, a mas de 13 millones de barriles diarios actualmente debido en buena medida a la reducción de impuestos y eliminación de trabas regulatorias que hizo la administración de Donald Trump.

 

Y como si lo anterior fuera poco, el otro gran importador de petróleo, la Unión Europea, se encuentra en una situación económica de estancamiento, al borde de lo que los economistas tildan como recesión.

 

En medio de un entorno caracterizado por una demanda mundial de petróleo en descenso y una producción creciente de Estados Unidos, la OPEP con Arabia Saudita a la cabeza acordó proponer a comienzos de marzo de 2o20 un recorte en las cuotas de exportación de sus miembros de 1.5 millones de barriles diarios, con el objeto de evitar caídas adicionales en el precio. 

 

Sin embargo, Rusia, que es el segundo productor mundial después de Estados Unidos y que ha hecho en estos últimos años alianza con el cartel de la OPEP, declinó participar en el nuevo recorte. El solo anuncio de la no participación de Rusia ocasionó un súbito desplome de 8% en el precio internacional del petróleo. Hay actualmente una gran incertidumbre sobre el futuro de la alianza OPEP-Rusia y sobre la supervivencia misma del cartel.

 

Todo apunta entonces a un ciclo de precios bajos del petróleo que podría extenderse no solo a lo largo de 2020 sino hasta el primer semestre del próximo año, mientras la oferta se ajusta inicialmente a las condiciones de una demanda mas restringida que en el inmediato pasado y mientras la economía mundial retoma un mayor dinamismo.