LaNota.com
 

–––––––––––––––––––––––––––––––––

 

 

RANKING DIGITAL DE MERCADOS DE COLOMBIA

   

110 SECTORES CON SUS EMPRESAS LÍDERES (hacer click aquí)

 

RANKING 2017 TOP 300 DE COLOMBIA (hacer click aquí)

 

 

 –––––––––––––––––––––––––––––––––

 

 

PROYECCIONES ECONÓMICAS 2019-2023 DE COLOMBIA

 

(HACER CLICK AQUÍ)

 

–––––––––––––––––––––––––––––––––

 

PANAMERICANSPORT 

 LO TOP EN INFRAESTRUCTURA DEPORTIVA, RECREATIVA Y COMERCIAL

 

(HACER CLICK AQUÍ)

 

–––––––––––––––––––––––––––––––––

 

 

 

Está disponible la actualización de las proyecciones a mediano plazo de la economía colombiana, las que muestran un complejo escenario de recuperación en medio de una impostergable necesidad de reactivar la explotación de los recursos naturales que posee el país.

 

Para obtener el informe con las proyecciones actualizadas de las distintas variables macroeconómicas haga click en:

 

https://sellfy.com/p/2XkJ/

 

Lo mas destacado que ha sucedido después del informe elaborado en abril de 2018 es la llegada de un nuevo gobierno, el de Iván Duque, que ha prometido establecer reglas de juego mas transparentes y condiciones mas amigables para la actividad empresarial, y que al mismo tiempo se ha comprometido con imponer austeridad y frenar el despilfarro en el gasto público, todo lo cual alimenta expectativas optimistas con respecto al futuro de la economía colombiana.

 

Pero ese optimismo debe fundamentarse en acciones y resultados concretos, sobretodo en lo relativo a la consolidación de un ajuste fiscal que no ha sido debidamente apuntalado y a la creación de condiciones favorables para una mas agresiva explotación de los recursos naturales que posee el país. 

 

Da grima escuchar a los políticos prometer subsidios y ayudas de todo tipo a poblaciones necesitadas sin plantearse de dónde provendrán los recursos para hacer realidad esas promesas (no parecería que es con mas impuestos a una empobrecida y sobre gravada clase media, como lo propone el nuevo Ministro de Hacienda, de donde podrían salir los necesarios recursos). 

 

Un análisis desprevenido de la actual estructura económica colombiana, tal como se la puede apreciar en los cuadros de estas proyecciones, lleva a la conclusión que sin una vigorosa reactivación de los sectores de hidrocarburos, carbón y oro sencillamente no será posible corregir en forma significativa los actuales desbalances fiscales y del sector externo y evitar un nuevo decaimiento de la economía hacia 2021. 

 

Sin un pleno y creciente aporte de estos sectores no se generarán las divisas y los excedentes fiscales que se requieren para que la recuperación económica se extienda mas allá de dos o tres años. Sin ese aporte esa recuperación naufragaría ante el peso de unos altos déficit en las cuentas externas y fiscales y de un insostenible endeudamiento. 

 

Para ponerlo de una manera simple, la diferencia entre una Colombia con unos sectores pujantes de hidrocarburos, carbón y minería de oro, y una con estos sectores en declive como es la actual tendencia, es de aproximadamente cinco puntos porcentuales del PIB en los niveles globales de inversión. Eso representa cerca de US$15.000 millones menos cada año disponibles para inversión en áreas como infraestructura, equipamiento industrial, adecuación productiva de la frontera agrícola y fortalecimiento de las capacidades de prestación de servicios como los de salud y educación. 

 

No existe por ahora otros sectores distintos a los de hidrocarburos y la minería que puedan proporcionar excedentes de recursos como estos y que harían viable crecimientos promedio anuales del PIB entre 4% y 5%, en lugar de unos en el horizonte de 3% o incluso menores. 

 

Las implicaciones de esta diferencia desde el punto de bienestar y avance en las condiciones de vida materiales de la población colombiana es muy significativa. No hay argumentos posibles que justifiquen el inmenso costo social de la inacción y de la demagogia desbordada reinante que han postrado el dinamismo de estas estratégicas áreas de la vida económica del país. Modificar con prontitud y firmeza esta adversa situación es indudablemente uno de los principales desafíos de política que enfrenta el nuevo gobierno.