LaNota.com
 

–––––––––––––––––––––––––––––––––

  

 

RANKING DIGITAL DE MERCADOS DE COLOMBIA

 

110 SECTORES CON SUS EMPRESAS LÍDERES

 

(HACER CLICK AQUÍ)

  

–––––––––––––––––––––––––––––––––

 

 

PROYECCIONES ECONÓMICAS 2020-2024 DE COLOMBIA

 

VERSIÓN JUNIO 2020 - PRIMERAS PROYECCIONES POST CORONAVIRUS

 

(HACER CLICK AQUÍ)

 

–––––––––––––––––––––––––––––––––

 

PANAMERICANSPORT 

LO TOP EN INFRAESTRUCTURA DEPORTIVA, RECREATIVA Y COMERCIAL

 

(HACER CLICK AQUÍ)

 

–––––––––––––––––––––––––––––––––

 

 

 

Jorge Ospina Sardi

 

En este artículo se hace un primer estimativo de los costos en dólares de las políticas adoptadas por el gobierno para combatir el coronavirus. Las cifras resultantes no son aptas para cardíacos.

 

El último estimativo del Banco de la República es que por el coronavirus la economía caerá en este año 4,5% (en el escenario medio), frente al pronóstico que se tenía de un crecimiento del 3,7%. Para nosotros, este estimativo es optimista si se tiene en cuenta la parsimonia y el desprecio para con el sector productivo con el que el gobierno a todos sus niveles está iniciando la reapertura.

 

Esta reapertura es tan ridícula que autorizan a unas fábricas que ya están en serias dificultades financieras para operar de nuevo, pero eso si con toda clase de sobrecostos y requisitos burocráticos adicionales, como si la intención fuera clavarles aun mas profundo el puñal. Y para rematarlos, no se les permite abrir las puertas a los establecimientos de comercio que venden sus productos.

 

Pero el absurdo no para ahí. Se cierran arbitrariamente pequeños y medianos negocios, pero se les dice que no se preocupen que hay disponibles unas líneas de crédito en condiciones favorables. Y ni siquiera se les informa cuándo podrán abrir nuevamente sus ya quebrados negocios. ¿Cómo alguien puede endeudarse si ya está quebrado, y si todavía no lo está, sin tener idea de cuándo y bajo qué condiciones puede empezar a trabajar para generar algún ingreso? 

 

 

Si se tiene en cuenta la contracción económica prevista por el Banco de la República (que insistimos es optimista dada lo errático y la lentitud de la reapertura), así como la mayor devaluación del peso (la pérdida de su valor adquisitivo), el costo en términos de riqueza destruida (de pérdida de valor económico) por el coronavirus, atribuíble tanto a las políticas del gobierno como a factores externos que no están bajo su control, sería de 64.000 millones de dólares (o sea unos 275 billones de pesos). 

 

Al 11 de mayo de 2020, los 11.613 casos de contagio del coronavirus registrados oficialmente le estarían costando al país 5.5 millones de dólares cada uno. Pero eso con la anotación que mas del 90% de esos casos ni siquiera han implicado hospitalizaciones (las convalecencias han tenido lugar en las viviendas). Es decir, que el costo hasta ahora en términos de destrucción de riqueza para atender a los pocos hospitalizados es de 58 millones de dólares cada uno. 

 

Imposible una estrategia mas demencial para combatir un coronavirus que según el profesor Klaus Püschel (jefe del Instituto de Medicina Forense del Hamburg University Hospital)  es "una enfermedad viral que al igual que la gripe es inofensiva en la mayoría de los casos y solo fatal en casos excepcionales." 

 

 

Las consecuencias sociales de semejante destrucción de riqueza se sentirán durante los próximos años. Los mas afectados serán las generaciones jóvenes, a las que se les está mochando el futuro, por decirlo de alguna manera. 

 

Las políticas gubernamentales están dejando en la inopia no solo a varios segmentos de la manufactura y el comercio, sino también a los sectores de la educación, de la salud, del turismo y la gastronomía, a los profesionales independientes, y a tantos otros. La lista es infinita.

 

Todo lo que había ganado Colombia en numerosos áreas y actividades, con el aporte y esfuerzo durante varios años de una gran cantidad de emprendedores y sus empleados, todo eso vuelto pedazos en medio de una histeria por salvar a unos muy pocos viejos (y a otros poquísimos no tan viejos) que están en condiciones tan lamentables de salud que no se sabe si mueren por el coronavirus o con el coronavirus.

 

Tal el increíblemente exhorbitante costo para supuestamente combatir a un coronavirus que no representa peligro para la salud del 99,999% de los colombianos y que a mayo 11, luego de dos meses de su llegada a Colombia, solo había ocasionado 479 muertes (9 muertes por cada millón de habitantes). En un país donde al año mueren por distintas causas 280.000 personas. 

 

Francamente, locuras colectivas como esta llevan a pensar que los que quedan cuerdos son los que están internados en los manicomios.